Diario de Puebla -

El viaje de Egipto hacia la victoria sobre la hepatitis C

«Solíamos tomar una foto familiar cada año porque nos preocupaba que uno de nosotros muriera de hepatitis C, que ya había matado a seis de nosotros. Así que cuando el tratamiento tan esperado estuvo disponible, estábamos encantados», dice Ibrahim Nabih, de 46 años, que vive en una aldea del delta egipcio del Nilo.

Su historia no es única – es uno de los millones de «pequeños milagros» logrados en los últimos años después de que Egipto implementara con éxito una campaña masiva para detectar y tratar la hepatitis C.

En 2016, la enfermedad mató a unos 40.000 egipcios y casi cinco millones más fueron infectados, según el Banco Mundial.

El camino hacia el control de la hepatitis C en Egipto ha requerido años de esfuerzos gubernamentales, apoyados por instituciones internacionales como la OMS, así como por organizaciones locales de la sociedad civil.

En la actualidad, el plan pionero de ofrecer tratamiento gratuito a los ciudadanos egipcios y a los residentes extranjeros se ha convertido en un modelo inspirador para el resto del mundo.

El viaje comenzó en 2006 cuando Egipto fundó el Comité Nacional para el Control de la Hepatitis Viral (NCCVH).

El Dr. Manal Hamdy El Sayed, miembro de la NCCVH y consultor de la OMS, atribuye el éxito del plan al liderazgo político y a un grupo de trabajo altamente experimentado que incluye a la NCCVH, ejecutivos, gerentes de redes de información, médicos, enfermeras, farmacéuticos, personal de entrada de datos, voluntarios, medios de comunicación y sociedad civil.

En 2011, se puso en marcha un plan integrado de diagnóstico, prevención y cura. El número de centros de tratamiento se aumentó a 26, de modo que siempre hay uno a menos de 50 km de la casa del paciente.

Los centros de tratamiento han prestado sus servicios de forma continuada durante los últimos 13 años sin un solo día de cierre, incluso durante la revolución del 25 de enero de 2011.

Anteriormente, los pacientes eran tratados con el medicamento interferón, que tenía una tasa de éxito de sólo el 50 por ciento y efectos secundarios desagradables.

En 2014, el gobierno egipcio firmó un acuerdo para adquirir la medicina americana Sovaldi (marca de Sofosbuvir).

El medicamento costaría un uno por ciento de su precio internacional, siempre y cuando el gobierno egipcio asumiera el costo de tratar a los pacientes de forma gratuita y las empresas locales fabricaran una versión genérica en Egipto.

Los estudios demuestran que la droga de fabricación local -la más barata del mundo- no es menos eficaz que la importada.

El Dr. Wahid Doss, Presidente de la NCCVH, señaló: «El anterior Ministro de Salud, el Dr. Adel Adawy, hizo grandes esfuerzos para reducir el precio del medicamento, de modo que ahora sólo cuesta 800 libras esterlinas por un tratamiento».

Dijo que el éxito del proyecto piloto se debe en gran parte a la magnitud del problema y a la propagación del virus en Egipto, lo que ha llevado a la presión popular sobre los responsables de la toma de decisiones para que encuentren rápidamente una solución.

Los líderes políticos y los sucesivos ministros de salud han apoyado a la NCCVH, que es totalmente independiente y cuenta con personal voluntario.

A finales de 2018, el gobierno inició su mayor campaña de detección de la hepatitis C y de las enfermedades no transmisibles.

Más de 52 millones de egipcios fueron examinados en centros médicos y en unidades móviles en los lugares de trabajo y en las calles.

En los últimos cinco años, los nuevos medicamentos han curado a unos 3 millones de ciudadanos egipcios de la hepatitis C. El Dr. Gamal Esmat, miembro de la NCCVH, dijo que 2018 se considera el año en el que la hepatitis C estuvo a punto de ser eliminada en Egipto.

Como el tratamiento se ha ofrecido a casi todos los egipcios que lo necesitan, en 2019 el Presidente Abdul Fattah al-Sisi ordenó al gobierno que ampliara el examen y la prestación de tratamiento gratuito para incluir a siete millones de refugiados y residentes extranjeros en Egipto.

Como parte de su actual presidencia de la Unión Africana, Egipto también está proporcionando pruebas de detección y tratamiento de la hepatitis C a un millón de personas en más de 14 países africanos.

En abril pasado, una delegación egipcia visitó centros de tratamiento en Somalia, el Chad, Etiopía y el Sudán.

Aunque Egipto sigue teniendo mucho éxito en el tratamiento de los enfermos de hepatitis C, los expertos coinciden en que el mayor reto que se avecina será aumentar los niveles de prevención de la enfermedad para preservar lo que ya se ha conseguido.

Esto se logrará mediante la lucha contra las malas prácticas en el tratamiento de la sangre y la mejora de los procedimientos de prevención de infecciones en los hospitales.

Añadir comentario