Diario de Puebla -

700 migrantes desamparados en un centro de detención de Libia lleno de basura, enfermedades y aguas residuales

Para cientos de migrantes africanos, los sueños de una nueva vida en Europa han terminado en un centro de detención en el remoto desierto de Libia, devastado por la guerra, donde dicen que han estado retenidos durante meses en medio de aguas negras, montones de basura, enfermedades, gusanos y apenas suficiente comida para sobrevivir.

Su difícil situación, detallada en entrevistas con The Associated Press e imágenes de medios sociales filtradas el mes pasado, llama la atención sobre las oleadas de inmigrantes de toda África que han llegado a Libia en los últimos años en busca de pasaje a través del Mediterráneo hacia Europa, así como sobre los esfuerzos altamente efectivos para detenerlos.

«Nuestra vida es cada día peor y terrible», escribió un emigrante eritreo que se encuentra entre los 700 detenidos en el centro de detención dirigido por una de las milicias libias en un complejo dominado por un hangar cerca de la ciudad occidental de Zintan.

Otros que hablaron bajo la condición del anonimato porque temían represalias dijeron en textos a la AP que al menos 22 migrantes han muerto desde septiembre -cifra confirmada por las Naciones Unidas y por Médicos Sin Fronteras- y que al menos 100 migrantes estaban enfermos, principalmente de tuberculosis. Algunos migrantes dijeron que el centro incluye a 100 menores que viven codo con codo con los adultos.

«Necesitamos una evacuación de emergencia de Zintan», dijo uno de ellos a AP. «Sufrimos física, mental y emocionalmente.»

Las fotos y los vídeos tomados por los migrantes mostraban montones de basura en el hangar, partes del centro inundadas de aguas residuales y platos de comida llenos de gusanos. El hangar tenía sólo cuatro inodoros, junto con cubos para que los detenidos pudieran orinar.

Los migrantes dijeron que no se les permitía salir a ver el sol, y que el jefe del centro a menudo los privaba de comida y agua durante días como forma de castigo. Los que recibían comida recibían sólo un pequeño plato de pasta o cuscús cada día y tenían que compartir el agua que algunos detenidos podían traer una vez al día en cubos.

Los memorandos y correos electrónicos internos obtenidos por la AP muestran desacuerdos entre las agencias de ayuda sobre las condiciones en el centro, con una organización sin fines de lucro que trabaja en nombre de las Naciones Unidas negando que hubiera falta de alimentos, aun cuando reconoció que no había podido ver a la mayoría de los migrantes detenidos allí.

Los migrantes en el centro de Zintan y sus defensores acusaron a las agencias de ayuda de la ONU de ser lentos en responder o de olvidarlos por completo. Pero la agencia de la ONU para los refugiados, o ACNUR, cuestiona que, según las milicias libias que dirigen la instalación, les hayan negado a sus trabajadores el acceso a todas las partes de la misma.

El jefe del ACNUR, Filippo Grandi, dijo a la AP que después de que el mes pasado aparecieran fotos del interior del sitio, la agencia intervino y evacuó a 96 migrantes de un edificio separado en las instalaciones a las que tenía acceso. Fueron enviados al único centro para migrantes dirigido por la ONU en Trípoli.

«No es por falta de voluntad, ni siquiera por falta de recursos», dijo Grandi. «El acceso en Libia es el obstáculo fundamental para salvar más vidas.»

El coronel Nasser Nakoua, que forma parte de las milicias que dirigen el centro de detención de Zintan, negó que no hubiera ninguna falta de acceso al centro.

«Aquellos que dicen que no tienen acceso están mintiendo. Las puertas están abiertas, y queremos que las agencias vengan a ayudar o simplemente cierren el lugar, porque hay una grave escasez en todo», dijo a AP por teléfono.

Culpó al gobierno, que nominalmente tiene el control de la instalación, por no haber financiado sus operaciones. «No recibimos nada del Departamento de Lucha contra la Migración Ilegal», dijo, refiriéndose al organismo encargado de las instalaciones, «ni un solo centavo».

Libia se convirtió en un importante punto de paso para los inmigrantes a Europa después de la expulsión y el asesinato del dictador Moammar Gadhafi en 2011, cuando la nación norteafricana se sumió en el caos, proliferaron las milicias armadas y la autoridad central se desmoronó.

Actualmente, una administración alineada con las Naciones Unidas pero débil en Trípoli supervisa el oeste, donde se encuentra Zintán, pero gran parte de sus poderes están en manos de las milicias. El este de Libia está controlado por un gobierno rival alineado con el autodenominado Ejército Nacional Libio, dirigido por el mariscal de campo Khalifa Hifter, que en abril lanzó una ofensiva contra Trípoli.

Algunos defensores de los derechos humanos culpan a la Unión Europea de la crisis de los inmigrantes porque ha financiado a la guardia costera de Libia para detener a los que cruzan el mar. Este esfuerzo ha sido muy eficaz, ya que el número de personas que entran en la UE a través del Mediterráneo central ha pasado de 180.000 en 2016 a 23.400 el año pasado y sólo 880 en los primeros cuatro meses de este año, según la agencia fronteriza de la UE Frontex.

Añadir comentario